Los transportadores helicoidales desde su creación por Arquímedes, allá por el siglo III
A.C., han sido un método seguro, confiable y efectivo para transportar un amplio rango
de materiales a granel y para una gran variedad de aplicaciones.
Este tipo de transportadores pueden manejar muchos tipos de productos con distintas
características, como ser: Materiales a granel, líquidos, húmedos, pegajosos, etc. Los
mismos pueden ser transportados en sentido horizontal, vertical e inclinado.
Los transportadores helicoidales, también llamado tornillo o rosca transportadora, son
básicamente una “hélice central” construida de chapa de acero, dentro de un
contenedor, llamado “cuna”. La hélice está solidaria a un eje que generalmente es un
tubo de acero, dependiendo el largo según sea su requerimiento. En los extremos de
dicho eje central, se encuentran, de un lado el árbol motriz y del otro lado el eje
conducido. Dependiendo del largo que tenga el transportador, llevará uno o varios
soportes intermedios con cojinetes cuyo material se determina según la necesidad. El
mecanismo gira mediante un accionamiento constituido por medio de un motor
generalmente eléctrico o a explosión cuando requiere un trabajo más de campo,
acoplado a un reductor de velocidad, que determinará las revoluciones final que
llevará la helicoide. El material fluye desde la boca de carga hacia el interior,
depositándose entre los pasos de la hélice, de manera que con la rotación de misma se
produce el avance del material transportado. Una vez que dicho material recorre toda
la longitud del equipo, llega al punto de descarga y se realiza la misma mediante una
boca.
Las distintas aplicaciones que se le puede dar a estos equipos son: Para alimentación,
distribución, dosificación, recolección y mezclado.
Nuestros transportadores helicoidales se ajustan a la necesidad del cliente según sean
las características de los materiales a transportar, y los requerimientos de uso
ofrecemos diferentes alternativas de diseños y construcciones.
En condiciones normales de uso y materiales poco abrasivos, consideramos al equipo
como estándar, utilizando para sus construcciones materiales de acero al carbono
Entre las condiciones especiales se destacan los equipos:
A prueba de líquidos (estancos) y a prueba de polvo.
Para materiales abrasivos, se construyen con materiales de alta resistencia al desgaste.
Para materiales corrosivos, se construyen de acero inoxidables.
Son equipos de fácil mantenimiento, económicos de mantener e instalar, teniendo
costos inferiores a otros tipos de equipos de transporte.

 

Deje su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *